DAVID NG


Menciona a:

  • Alexander Zanches
  • Porfirio Salazar
  • Javier Alvarado


Biopoeta

Panamá, Ciudad, 1985. Viajero, de ascendencia china y panameña fusiona ambas culturas en lo que considera su 'casi poesía'.

Única obra publicada versión artesanal:

- Casi Veinticinco Poemas, Edición del autor, 2010.
- Antología "Vástagos del Dragón, 26 poetas chino-panameños", 2015.



Declaración poética

Poesía, entre tanto, algo así como universos de palabras que se juntan para explotar adentro.



POEMAS


Esta mañana desperté mirándote
y eso que duermo sobre diálogos
con personas que desconozco
tal vez eres tú en diferentes rostros.

¿Y qué tal?
¿Cómo es?

Me preguntan como si el mar
pudiera perder su sabor a sal
en la ingenuidad del primer
contacto con otros labios.

Disfruto el café de tus manos
la voz de tus piernas sobre la nube
rendirme al furor de tu humedad
e ignorar que físicamente seguimos aquí

sólo aquí.



Creo que mi abuelo nunca imaginó
que seríamos amalgama de jade y mejorana
que heredaríamos los ojos del ocaso
y el ritmo del pindín interiorano.
Somos playa y montaña
la sonrisa de un niño en carnavales
y el brillo de los ojos de una abuela empollerada.
Jugamos en pasillos
bailamos la denesa y en año nuevo
la danza del león.
Mezcla de tradiciones y culantro
celebramos a nuestros ancestros
con chicheme y empanadas.

Creo que mi abuelo nunca imaginó
que el dragón encontrara su flor favorita
en el trino de aves multicolores
y una rana dorada le enseñara a tejer
el sombrero pintao.
En el dim sam
nos preguntan de vez en cuando
que significa chin chun chan
y reímos.
Ya no importa si la muralla 
queda tan lejos como dicen
que si aquí parezco de allá
o estando allá parezco de otro sitio.

Creo que mi abuelo nunca imaginó
aprenderse los versos del colibrí
sorprenderse una tarde 
con el brillo amarillo del guayacán
y encontrarse contigo
flor de nance
hembra fuerte nacida del campo
entre espinos
para que le enseñaras
ciento veinticinco formas
de llegar a casa.





2 comentarios:

Edilberto González Trejos dijo...

No dejes de escribir, hijo de dragón.

davidenriqueng dijo...

Jamás ;)
Gracias por el comentario.